Himalaya

La parte del Himalaya que se extiende al norte de Uttar Pradesh cuenta con abundantes estaciones de montaña como Mussorie, Joshimath, Nainital, Almora y Kausani entre otras.

Como paisajes maravillosos destacan Pindari, los Glaciares Milam, el Valle de las Flores, Gangotri y Yamanotri, nacimientos del Ganges y Yamuna respectivamente y el Parque Nacional Corbett reserva de tigres, elefantes, leopardos, panteras, cocodrilos, aves y distintas clases de cérvidos.

También se pueden contemplar templos hermosos como los de Kedarnath, Badarinath, Baijnath, Champavat y Pandukeshwar entre otros.

HIMACHAL PRADESH

Este estado nació tras dividir el Punjab en Punjab y Haryana en 1966. Muy montañoso, Himachal Pradesh es muy hermoso ya que está plagado de valles, torrentes, lagos y cumbres nevadas. Es ideal para hacer trekking, escalada o cualquier otra variedad relacionada con la montaña.

Simla

Simla se convirtió durante la dominación británica en la estación de verano preferida por ellos y su influencia es palpable en esta ciudad situada a 2.100 m. de altura. Se puede pasear por sus alrededores en medio de bosques de abetos, pinos y haya, a siete kilómetros se pueden contemplar las Cataratas Chadwick con una altura de 67 m. En la ciudad destacan la Residencia del Virrey y el Museo Estatal. Son también de interés en las cercanías de Simla Narkanda, Bagi, Khandrala, Rampur y Kinnaur entre otras.

Mandi

Mandi es la ciudad que sirve de entrada al Valle de Kulu. Si se visita durante el Festival de Sivarati se podrá contemplar una procesión de imágenes de distintos dioses muy animada que finaliza en el Templo de Raj Madhan. En sus alrededores se encuentra el Lago Rewalsar centro de peregrinación para hindúes, sijs y budistas.

Valle de Kulu

El Valle de Kulu está repleto de pomares. Los hombres de esta zona llevan un curioso sombrero con una solapa en la parte de atrás donde llevan flores y las mujeres se adornan con muchas joyas y largas tiras de lana prendidas en el pelo. Los principales lugares de interés de este valle son Kulu que conviene visitar en octubre cuando se celebra el Festival Dussehra donde 200 imágenes de dioses se desplazan a esta ciudad desde otros puntos en una colorista procesión y al atardecer tienen lugar concursos de danza, el Templo de Bijli Mahadeva con una vara de 20 m. de altura que tiene fama de atraer las bendiciones en forma de relámpago, se cree que al menos una vez al año un rayo destroza la imagen de Shiva que luego el pujari del templo repara de forma milagrosa, los Manantiales de Manikaram, de agua caliente, Nagar de estilo medieval con un castillo-hotel, los Manantiales de Bashishta, sulfurosos, el Lago Bhrigu y Manali, principal centro turístico de la zona. Manali está rodeada de castaños indios y cuenta con una colonia de hippies, hay que tener cuidado con el consumo de marihuana ya que las redadas policiales son frecuentes. Como monumento destaca el Templo de Hadimba construido en 1553.

Rohtang

Rohtang es el paso entre el Valle de Kulu y los valles de Lahaul y Spiti, sólo permanece abierto de mayo a octubre cuando se puede traspasar el Kunzam, 4.500 m. de altitud, que permite el acceso al Valle de Spiti. En medio de parajes muy hermosos se levantan fortalezas y monasterios confiriendo un encanto especial.

Valle de Chamba

El Valle de Chamba, entre 600 y 6.300 m. de altura, ofrece un panorama natural único. En Chamba ciudad merece la pena visitarse el Museo Buri Singh con una excelente muestra de pintura de las escuelas de Kangra y Basholi y disfrutar en agosto con la feria de Minjar.

Valle de Kangra

El Valle de Kangra tiene como máximos atractivos Dharamsala en cuya ciudad alta, existe una ciudad baja, habita actualmente el Dalai Lama con sus seguidores, se puede pedir una audiencia con él solicitándolo con por lo menos un mes de antelación contactando con su oficina privada, las sagradas Cascadas de Bhagsunath, el Lago Dal y el Kaleri, la ciudad de Kangra con el templo Bajreshwari Devi y una fortaleza, Palampur, rodeado de plantaciones de té, Bajinath con un santuario del 804 dedicado a Shiva, Jawalamukhi con un templo que mantiene una llama incandescente y Masrur con ruinas de un fuerte y un templo con relieves bellamente esculpidos.

JAMMU Y CACHEMIRA

Este estado comprende, en realidad, tres regiones, Jammu, Cachemira y Ladakh y en ellas existe una gran variedad étnica, religiosa y lingüística.

Jamu

Jamu es la segunda población más grande del estado y patria de los Dogra, que actualmente explotan pequeñas granjas, sijs e hindúes. La ciudad de Jamu cuenta como máximos atractivos con el Templo de Ranbireshwara que contiene los grandes lingas de cristal, el Templo Raghunath cuyo interior está recubierto de hojas de oro, la Galería de Arte Dogra en la que se expone una hermosa colección de pinturas en miniatura, el Fuerte Bahy y el Palacio Amar Mahal construido siguiendo los canones de la arquitectura francesa. A los alrededores de Jamu se puede visitar Basohli, cuna del estilo Pahari de pintura en miniatura, los Lagos Surinsar y Mansar, el Templo Vaishno Devi dedicado a las tres diosas madres del hinduismo que es visitado cada año por miles de peregrinos, Riasi con una gurdwara que conserva antiguos frescos y Rammagar, el palacio de los colores con pinturas murales de estilo Pahari.

Cachemira

El Valle de Cachemira ofrece un espectáculo digno de contemplarse por su belleza. Las casas flotantes del Lago Dal son una verdadera maravilla, fueron construidas por los británicos ante la prohibición del soberano de Cachemira de que pudieran ser propietarios de tierras. Se puede recorrer a bordo de los shikara, taxis flotantes.

Srinagar, la capital de Cachemira, está situada en el Lago Dal y el río Jhelum. Es una ciudad realmente curiosa cuyos habitantes son distintos a los del resto de la India. Para impregnarse de este ambiente hay que recorrer los distintos canales observando tanto las casas flotantes como los barcos habilitados como moradas y los jardines mongoles que se extienden por el Boulevard Road y que están construidos simétricamente con un curso de agua central y fuentes divididos en terrazas con distinta vegetación. Son de interés también en Srinagar la Mezquita de Hazrat Bal en la que se guarda un cabello del profeta, el Lago Nagin considerado como el más hermoso de los lagos, el Fuerte Hari Parbat cuyo interior no puede visitarse y el Templo de Sankaracharya dedicado a Shiva.

Valle de Cachemira

Dentro del Valle se debe visitar, además, la Jama Masjid, construida en 1402 con hermosas columnas de cedro, la Mezquita de Shah Hamadan, totalmente de madera con muros de papel maché, Bund con edificios coloniales británicos, Pahalgam, estación de montaña desde la que se parte para visitar el Glaciar de Kolahoi, Gulmarg, estación que en primavera se llena de flores y ofrece instalaciones adecuadas para practicar golf, esquí y pesca y Sonamarg, la más pequeña de las tres estaciones que sirve como punto de partida para visitar el Lago Gangabal.

Ladakh

El paisaje cambia bruscamente al entrar en Ladakh, de verdes valles a una región árida, rocosa, que recibe el sobrenombre de tierra de luna. El Himalaya es una poderosa barrera que impide el paso de las nubes por lo que únicamente en las zonas aledañas a los ríos se encuentra vegetación. En Drass, un pequeño pueblo de casas de adobe, habitan los Dard, étnica caucasiana con lengua propia distinta al resto de las que se hablan en la India.

Kargil es en la actualidad una ciudad de paso, sus moradores son musulmanes ortodoxos y desde aquí se puede ascender a las cumbres de Num, 7.100 m. y Kun, 7.070 m. o realizar rutas hasta los desiertos de piedra. A partir de aquí las poblaciones musulmanas quedan atrás y comienzan las budistas: Mulbekh cuenta con dos gompas y una escultura Chamba, imagen de un futuro Buda, excavada en la roca. Ascendiendo por la carretera se alcanza el puerto más alto de la zona, el Fatu La de 4.094 m. de altitud, donde se encuentra el Monasterio Lamayuru, típica gompa ladakhis colgada en lo alto de una colina con una aldea a sus pies. En la antigüedad constaba de cinco edificios en los que vivían 400 monjes pero hoy en día sólo se conserva uno en el que moran unos 30 monjes. Desde allí a Leh, centro turístico de gran encanto. Destacan en esta población el Palacio que es una reproducción de menor tamaño del Potala de Lhasa en el Tíbet, la Gompa que guarda interesantes manuscritos y pinturas y el Centro de Desarrollo Ecológico donde se estudian recursos naturales y culturales adaptados a la región. Resulta muy agradable pasear por sus calles y contemplar a los mercaderes de legumbres con sus cofias de turquesas y sus collares de coral.

Son muy interesantes también en esta región tres monasterios, la Gompa de Shey, el más antiguo, con su Buda de 12 m., la Gompa de Tikse, donde se pueden seguir las ceremonias religiosas a las seis y media de la mañana y a mediodía y se puede visitar la biblioteca con una importante colección de libros tibetanos y la Gompa Hemis, el más rico de los tres y el menos acogedor, es especialmente atractivo durante el Festival que se celebra la segunda semana de junio o a primeros de julio con bailes de máscaras.





Contactar



* Campo obligatorio







Veure en CatalàWatch in English